Tortilla sin huevo

Tortilla de patatas vegana

¡Hola! Hoy os traigo una «recetaza», para mí fue todo un descubrimiento ya que, de la cocina tradicional, la tortilla de patatas es mi comida preferida. Ni falta hace decir que me puse contentísima cuando descubrí que podía seguir comiendo mi tradicional tortilla simplemente sustituyendo los huevos.

Para reemplazar el huevo en esta receta vamos a utilizar harina de garbanzo.

La harina de garbanzo es rica en proteína completa, aporta hidratos de carbono de liberación lenta (mayor saciedad).

Es rica en Magnesio y Potasio, nos aporta vitaminas del grupo B, destacando el ácido fólico. También contiene cantidades bastante apreciadas de Omega 6, una grasa saludable y necesaria para nuestro organismo.

Puedes encontrar harina de garbanzo en la sección Bio de algunos hipermercados y en herbolarios o tiendas especializadas.

Harina de garbanzo
Harina de garbanzo

Por su parte las patatas contienen Potasio, Fósforo, Magnesio, Hierro, Calcio y Sodio. Rica en proteínas e hidratos de carbono que nos cargarán de energía.

Truquillo: Si quieres una tortilla de patatas baja en grasas y calorías puedes probar a cocer las patatas en lugar de freírlas.

Ingredientes:

  • 4 o 5 patatas medianas
  • 6 cucharadas de harina de garbanzo
  • 10 cucharadas de agua
  • Pizca de sal
  • Cebolla (si la queréis con cebolla)
  • Aceite de oliva

Preparación:

  • Pelamos y cortamos las patatas en rodajas y las ponemos a freír en el aceite durante unos 20 minutos aproximadamente, fuego medio alto. Si elegís la versión light las ponéis a cocer en agua hasta que estén blanditas.
  • Opcional: Si queréis hacer la tortilla con cebolla, poned una sartén al fuego con un chorrito de aceite de oliva, sofreír la cebolla (una cebolla mediana para este tamaño de tortilla) hasta que esté pochadita. Cuando esté hecha se retira del fuego y se incorporará a la mezcla a la vez que las patatas.
  • En un plato hondo ponemos la harina de garbanzo junto con el agua y la pizca de sal. Mezclamos todo hasta que quede una masa homogénea similar al huevo batido.
  • Cuando las patatas estén fritas las dejamos escurrir el exceso de aceite en papel de cocina.
  • Una vez escurridas las incorporamos a la mezcla de harina y agua (si hay mucha cantidad quizás mejor una fuente más amplia que un plato)
  • Colocamos una sartén de unos 20 cm de diámetro al fuego con un chorrito de aceite de oliva, dejamos calentar el aceite y vertemos la mezcla de patatas con la harina de garbanzo.
  • Mantenemos a fuego medio bajo dando pequeños movimientos a la sartén para evitar que se pegue. La dejamos así por unos 10 minutos, tarda más que el huevo en cuajar (tened paciencia).
  • Una vez pasados los 10 minutos damos la vuelta a la tortilla con un plato o una tapa y otra vez a la sartén por otros 10 minutos con pequeños movimientos.
  • Pasados los 10 minutos sacamos de la sartén y ¡Lista!
Tortilla de patatas vegana
Tortilla de patatas con pimientos rojos y ajo. Así es como más le gusta a David.

1 comentario

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *